Historia del Edificio

DE COLEGIO A CUARTEL... 

La Corona dispuso, para toda América, que las propiedades de los jesuitas, abandonadas después de su expulsión, fueran destinadas a uso público, para establecimiento de seminarios, hospitales, cárceles, entre otros. 
 El “Colegio” o “Edificio de Temporalidades”, como se denominó al conjunto al establecerse en él la Dirección de Temporalidades,* inició a partir de 1767 un largo pro ceso de ocupaciones. Se establecieron en él paulatinamente, la Real Fábrica de Tabaco, que fuera además presidio para hombres y mujeres (1779 — 1791); el Real Colegio Mayor y Seminario de San Luis (1786); la Real Universidad de Santo Tomás de Aquino (1788), la Biblioteca Pública (1792); los cuarteles para las tres Compañías Fijas -el ejército regular- de Quito; la Orden de San Camilo (1807), encargada del culto en el templo de la Compañía, y varias dependencias reales como las direcciones de tabaco y aguardiente y la residencia del tesorero real.

 La proximidad de instituciones de tan diversa índole ocasionó más de un conflicto; pero permitió que se fueran entre lazando los destinos de sus ocupantes. Hacia fines del siglo XVIII y comienzos del XIX, el complejo arquitectónico habría de convertirse en escenario de acontecimientos cruciales.
Eugenio Espejo, el precursor de la independencia quiteña, fue nombrado primer bibliotecario público en 1791, y desde el local de la Biblioteca Pública —la antigua jesuita- llevó a cabo dos de sus más destacados proyectos: la creación de la “Sociedad Patriótica de Amigos del País de Quito”** y la edición de “Primicias de la Cultura de Quito”, el primer periódico de la Real Audiencia.
A decir del historiador dominico fray José María Vargas, allí, “Espejo hallo’ el solaz para su espíritu y el lugar apropiado para hacer la siembra de sus ideas en los jóvenes que frecuentaban, con fin o pretexto de lectura, el local de la Real Biblioteca” (1965; p. 325).
El vecino cuartel, a pocos pasos, fue finalmente en 1795, la última prisión de Espejo. Y fue también el escenario del “golpe de estado” que anunciaría lo que hoy llamamos “El Primer Grito de Independencia”, protagonizado, entre otros, por algunos asiduos de la biblioteca que Espejo dirigió. 

Tras los sucesos revolucionarios del 10 de Agosto de 1809, las tropas reales de refuerzo se alojaron en los cuarteles de las Compañías Fijas y de Dragones.
Considerados “peligrosos”, aquellos que participaron en el golpe y los miembros de la “Junta Soberana”, fueron apresados e incomunicados en estas mismas dependencias militares y un año más tarde, el 2 de agosto de 1810, cruelmente asesinados.

CARATULA DEL LIBRO DE LA FUNDACIÓN 
DEL SEMINARIO DE SAN LUIS


Para ir a la siguiente página hacer clic en los números

«12345678»



Centro Cultural Metropolitano de Quito
Garcia Moreno y Espejo. Telefonía Unificada Municipal: (593-2) 395-2300
Quito - Ecuador





0.4