Los hechos históricos de trascendencia.-


En 1765 y 1767, sucedieron dos acontecimientos cruciales en la historia de la Audiencia de Quito: la rebelión de los barrios de Quito – o “rebelión de los estancos”- y la expulsión de los jesuitas. 


La rebelión de los barrios de Quito se inició en mayo de 1765 y duró varias semanas. En protesta por la imposición del estanco al aguardiente, algunos líderes criollos instaron a los barrios de Quito a la revuelta, el pueblo incendió la fábrica de aguardiente y logró expulsar por un año a los españoles solteros. Se desconoció a la autoridad española y, por primera vez en la ciudad, se habló del deseo de que las autoridades fueran criollas. 


El 20 de agosto de 1767 se ejecutó en todo el territorio de la Real Audiencia de Quito, la Pragmática Sanción de Carlos III que expulsó a los jesuitas de todos los dominios españoles, como intento de la política borbónica de limitar el poder económico y social de la iglesia. 


Abandonadas quedaron todas las propiedades de los jesuitas en Quito y el resto de la Provincia. De acuerdo a las disposiciones reales, la mayoría de las propiedades urbanas fueron destinadas para uso público, es decir, para el establecimiento de seminarios, hospitales, cárceles, etc. 


 
La Universidad Pública de Santo Tomás de Aquino.-

Tras la expulsión de la orden de la Compañía de Jesús, regulares de otras órdenes religiosas se hicieron cargo de las cátedras en la Universidad de San Gregorio. Por Orden Real de 4 de abril de 1786, se acordó la fusión de la antigua universidad jesuita y la dominica de Santo Tomás; así se estableció la Real Universidad Pública de Santo Tomás de Aquino.



Los jesuitas en el destierro y las primeras “historias nacionales”.-


En el exilio, los jesuitas quiteños formaron parte de un verdadero movimiento de reivindicación americana, surgiendo así entre otras la “Historia Moderna del Reino de Quito y Crónica de la Provincia de la Compañía del mismo Reino”, de Juan de Velasco.

«12345678910»
0.4