Universo Libre: Yoko Ono


 

El Municipio de Quito, a través del Centro Cultural Metropolitano (MetQUITO) presentan la exposición Yoko Ono: Universo Libre, la primera gran retrospectiva de la artista en Ecuador.

Yoko Ono (Tokio, 1933) es una artista pionera del arte conceptual y participativo. En la muestra Universo Libre, que abrirá al público el 23 de junio, se exhibirán más de 50 obras que incluyen objetos, instalaciones, videos, films y registros sonoros creados desde la década de 1960, tomando como eje las Instrucciones que la artista ha desarrollado en este periodo. Además, ha invitado a doce artistas latinoamericanos, entre ellos seis artistas ecuatorianos a ser parte del Proyecto Agua que integra la exposición.

La producción de Ono se inserta en el arte conceptual, la performance, el grupo neo-vanguardista Fluxus y los happenings de los años 60. Se destacó desde el inicio de su carrera por ser pionera en el cuestionamiento del concepto y el objeto del arte, combinando distintas disciplinas artísticas e invitando al público a tomar un papel activo en la producción de la obra.

Ono produce una serie de objetos, eventos, rituales y acciones que solo se completan a través de la participación del público creando un nuevo modo de relación de ese público con el arte. Dentro de esta línea se insertan las Instrucciones, que son piezas compuestas por mensajes simples y poéticos, que invitan a los espectadores a realizar determinadas acciones para generar vínculos más profundos con situaciones cotidianas, creando una conciencia de la tierra y del presente. En Universo Libre la artista nos invita a atravesar una experiencia transformadora en nuestra relación con nosotros mismos y con los demás.

Yoko Ono amplifica el alcance de una obra con un fuerte compromiso social y político, a partir de su militancia a favor de movimientos como el feminismo, el pacifismo y el ecologismo; 50 años antes de que estos temas tengan la relevancia que tienen en el mundo actual.

“Es importante hacer notar –señala Agustín Pérez Rubio, curador– que si las instrucciones de Yoko se vuelcan hacia el mundo es ni más ni menos porque también lo llevan en sí y lo condensan. No son una creación ensimismada que pretenda ser meramente comunicada, sino que intentan devolver, a quienes las escuchan, la conciencia de ese lugar, de ese mundo en el que están, con los problemas, aspiraciones, deseos, frustraciones, y demás cuestiones sociales y políticas que los afectan. De ahí que la obra de Yoko Ono pueda leerse como un corpus teórico con una agenda política, desde sus comienzos hasta hoy.”

La exposición Universo Libre presenta las Instrucciones que Yoko Ono ha realizado, junto a una gran cantidad de obras que tienen sus raíces en estas piezas. La muestra incluye la primera instrucción realizada por la artista, Pieza de encender, otoño 1955 (“Enciende un fósforo y observa hasta que se consuma“) y la acompaña Film N°1. Fósforo, 1966, donde se ve esa instrucción materializarse. Otro ejemplo es Pieza Risa, invierno 1961 (“Pásate una semana riendo“) que se presenta junto a Film N°5. Sonrisa, 1968, en el que se ve la cara de John Lennon en primer plano, que pasa de un gesto serio y quieto a uno de franca alegría.

La famosa instalación que surge de la instrucción de su pieza Pintura de techo, pintura del sí, 1966, gracias a la cual se conocieron Yoko y John, dice: “Sube a una escalera. Observa la pintura del techo con una lupa y encuentra la palabra ―sí".

“Las obras de Ono se fundan en un concepto que se va perfilando de manera neutral, que no tiene una dimensión psicológica, ni asociaciones ni subjetividad personales, y cuya elaboración material está determinada en buena medida por el espectador/participante, hasta el punto de permitir la eventual disolución/destrucción de la obra”, explica el curador Gunnar B. Kvaran.

0.2